foto-manifestación contra las subvenciones a la tauromaquia

Participa en la manifestación

Sube tu foto para formar parte de la primera manifestación virtual contra la tauromaquia.
» subir foto
Últimos adheridos
Por qué nos manifestamos
Conoce las subvenciones
Conoce el maltrato


Toro de fuego

Consisten en atar al toro, colocarle unos artilugios en las astas, impregnárselos con material inflamable y prenderles fuego. Cuando el toro consigue soltarse del pilar, intenta apagar desesperadamente el fuego, ya que este le provoca terror. En sus intentos desesperados puede dislocarse el cuello y provocarse diferentes lesiones a causa de los movimientos bruscos.

 

El toro deambula por calles o campos soltando tremendos berridos debido a las quemaduras que sufre, sobre todo en los ojos, la cabeza y el lomo. Es muy común que los toros que son embolados intenten lanzarse contra un muro o despeñarse, para poner fin a este martirio. También mueren a causa del estrés provocado por la desesperación de esta práctica antinatural. Lógicamente el fuego causa pavor a los animales, porque lo identifican con el peligro.

 

Los toros embolados tiene lugar en Cataluña, en la zona de les Terres de l’Ebre, en toda la provincia de Castellón y otras localidades de la Comunidad Valenciana (donde reciben el nombre de bous embolats) y en La Almunia de Doña Godina (Aragón). En la localidad de Medinaceli (Soria) cada noviembre se celebra el toro embolado más antiguo, conocido como Toro Júbilo.

 

Estos festejos crueles están prohibidos por ley en la Comunidad de Madrid, Castilla-La Mancha y Andalucía.

 

El origen de esta tradición se encuentra en la III Guerra Púnica (149 a 146 a.C.), cuando en la localidad manchega de Elche de la Sierra (Albacete), un caudillo ibérico soltó toros con fuego en las astas para provocar diversos incendios y así deshacerse de las tropas de Aníbal (general cartaginés).

 

Afortunadamente, en algunos pueblos los toros se han reemplazado por animales de ficción, y han derivado en correfuegos.

 

 

 

< VOLVER

 

La organización no se responsabiliza por el contenido de los mensajes vertidos por los foto-manifestantes. Contacto: contacto@YoTampoco.org